Consejos para tener el cabello de tus sueños

No siempre es posible ir al salón y hacer un tratamiento espectacular, pero sí es posible mantener el cabello saludable y bonito con la ayuda de nuestros consejos.

Diferentes tipos de cuidado capilar Tu cabello dice mucho sobre ti. A través de las elecciones de cortes y peinados, muestras al mundo un poco de tu personalidad, incluso sin darte cuenta, porque es la parte del cuerpo que ves en el espejo con más frecuencia.

Y precisamente porque miras tu cabello todos los días, e incluso a veces luchas contra él, las personas están buscando más formas de cuidar sus mechones.

Si para ti esta tarea parece trabajosa y agotadora, especialmente cuando has probado de todo sin obtener resultados satisfactorios y duraderos, tenemos una pregunta: ¿estás cuidando tu tipo de cabello de la manera que necesita?

Consejos para cuidar tu tipo de cabello Cada tipo de cabello tiene sus propias «reglas» en términos de cuidado, ya que los productos deben brindar beneficios específicos para cada tipo. Esto significa que no sirve de nada comprar una crema hidratante única y compartirla con una amiga que tiene un tipo de cabello completamente diferente al tuyo, porque una de las dos no obtendrá buenos resultados, ya sea de inmediato o a largo plazo.

vea también tratamientos para el cuidado del cabello

Mejorar y entender tu cabello

Conoce los diferentes tipos de cabello, sus principales características y cuidados: Graso Este tipo de cabello tiende a estar adherido al cuero cabelludo, que produce y acumula grasa con facilidad. Este tipo de cabello necesita champús detox y purificantes, que generalmente se encuentran en versión transparente.

Otra cosa muy importante para quienes tienen cabello graso es evitar el agua caliente y no lavarlo más de una vez al día, ya que esto puede resecar el cuero cabelludo, lo cual, para defenderse, produce más grasa.

Por lo tanto, a diferencia de lo que muchos piensan, ¡es necesario hidratarlo!

Seco Este es el tipo más común para aquellos que tienen cabello rizado o ondulado. En este caso, es necesario elegir productos que brinden más nutrición, como champús cremosos con ingredientes que ayuden a reponer la hidratación.

La palabra clave para este tipo de cabello es la humectación. Por lo tanto, invertir en aceites y acondicionadores sin enjuague es muy importante.

Mixto Este tipo de cabello es uno de los más comunes y tiene raíces grasas y puntas secas, lo que siempre genera la duda: ¿limpiarlo mucho y resecarlo más, o tratar las partes más secas y correr el riesgo de volverlo más grasoso?

En este caso, se recomienda lavarlo cada dos días para equilibrar la cantidad de grasa y utilizar productos con activos purificantes e hidratantes.

Normal Este tipo de cabello no tiene necesidades especiales como los otros y se adapta bien a varios estilos de cortes y tratamientos. Con una rutina de lavado tres veces por semana y siempre utilizando acondicionador, el cabello normal estará siempre bonito y saludable con facilidad.

Más consejos de cuidado capilar en general Después de conocer las diferencias entre los diferentes tipos de cabello y reconocer cuál es el tuyo, sigue nuestros consejos para mantenerlo siempre radiante:

Lávalo de la manera correcta: siempre prefiere agua tibia o fría y presta atención al orden adecuado de aplicación de los productos, utilizando primero el champú, luego la mascarilla y, por último, el acondicionador.

Siempre sécalo: como no siempre es posible dejarlo secar de forma natural, lo cual es lo más recomendado, recuerda usar protectores térmicos antes de usar el secador. Antes de este proceso, elimina el exceso de agua con una toalla, pero evita envolver el cabello en ella durante mucho tiempo para evitar la elasticidad y la rotura.

También hay una forma correcta de peinarlo: comienza siempre desde las puntas y ve subiendo gradualmente, además evita peinar el cabello en seco.

Es importante mantener el corte actualizado: puedes dejarlo crecer y, al mismo tiempo, mantener el cabello bonito con cortes periódicos para eliminar las puntas abiertas.

Protege tu cabello: productos con protección UV, como aceites y acondicionadores sin enjuague, ayudan a prevenir la sequedad.

La hidratación nunca es demasiada: incluso el cabello graso necesita este cuidado, solo debes prestar atención al uso de los productos adecuados. Cuida tu cuero cabelludo: evita lavarlo con agua caliente para evitar la descamación, enjuágalo muy bien para evitar dejar residuos de productos en la región y realiza movimientos circulares durante el lavado, sin usar las uñas ni aplicar demasiada fuerza.

Cuidado con los productos químicos: los tintes, alisados y procesos que modifican la estructura del cabello deben ser aplicados por profesionales que sepan cuándo es el momento de hacer una pausa en beneficio de la salud del cabello.

Siempre prioriza la calidad de los productos: recuerda que tu cabello es importante para ti, así que no vale la pena correr el riesgo de usar un producto desconocido o que no contenga las vitaminas e hidratación adecuadas.

Alimentación saludable: cuidar el cabello desde adentro es parte importante de la salud de los mechones. Zanahoria, papaya y espinaca, por ejemplo, son ricas en vitamina A, que nutren las células del cuero cabelludo, mientras que los alimentos ricos en hierro nutren y fortalecen la raíz para un crecimiento saludable. Bebe agua: hidratar tu cuerpo y tu cabello es esencial para que siempre estén suaves y con mucho brillo.

Ahora que has terminado de leer, tómate un vaso de agua y planifica tu rutina de cuidado capilar. ¿Empezamos juntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *